Herramientas de gestión e implementación de medidas en la pesca comercial

La gestión de pesquerías tiene tres objetivos generales: (1) maximizar la captura sostenible y, a la vez, limitar la captura no sostenible para brindar a la sociedad alimentos renovables a largo plazo, (2) mejorar y mantener el sustento para quienes están en la industria, y (3) asegurar la continuidad de las ganancias para quienes poseen capital. Para alcanzar estos objetivos, los gestores de pesquerías usan herramientas de reglamentación para crear e implementar políticas de pesca. Lo ideal es que las políticas estén bien asesoradas por la ciencia pesquera, las ciencias sociales y la economía para ser exitosas en términos de triple resultado (triple bottom line). En esta sección, cubrimos distintos tipos de políticas y herramientas, sopesamos sus resultados y discutimos sobre cómo se ajustan a marcos de gestión. 

La complejidad y los matices de la gestión de pesquerías debe ser vista a través del lente de la implementación y las capacidades.

Implementación y capacidades

El nivel de implementación ayuda a determinar el grado de cercanía con que se siguen las reglamentaciones. Una implementación exitosa depende de la capacidad, o habilidad, del organismo rector. La capacidad está directamente vinculada a la riqueza: el dinero contrata  más gestores de pesquerías, observadores y oficiales (las personas encargadas de la implementación), apoya una mejor organización y logística, compra barcos más grandes y mejores e impulsa la sostenibilidad. De hecho, los países más ricos, con los sistemas de gestión más establecidos y bien financiados tienen las pesquerías comerciales más sostenibles. Los países con menos capacidades (léase: países más pobres), tienen menos capacidad para implementar políticas y, por lo tanto, pesquerías comerciales menos sostenibles. Por ejemplo, un país que puede costear la implementación de áreas marinas protegidas tendrá menos pesca ilegal que un país con ninguna o poca implementación de medidas.

Esta figura de Melnychuk et al. 2016clasifica la sostenibilidad de las pesquerías por país, basado en cinco factores distintos (cada uno es una suma de varias medidas). Se puede ver que los países desarrollados con mayor capacidad están cerca del extremo superior, mientras que los países con menor capacidad están cerca del inferior.

country-mgmt

Herramientas de gestión y Medidas

Captura Total Permitida (TAC)

Cuando los investigadores de pesquerías hacen una evaluación de stock, a menudo recomiendan una Captura Total Permitida (CTP, en inglés TAC) para una población o stock de peces dada. Una TAC busca mantener la pesquería en su RMS o limitar la captura para recuperar el stock y llevarlo a su RMS. Una TAC es la herramienta más importante para los gestores de pesquerías, aunque para obtenerla e implementarla se requiere una capacidad adecuada.

Gestión de objetos físicos

Registrar un barco pesquero y obtener un permiso de captura son los primeros pasos para  iniciar una operación de pesca comercial; naturalmente, el primer paso en la gestión pesquera es la reglamentación de los barcos. Es necesario que todos los barcos cuenten con licencia, estén registrados y/o sean permitidos por el organismo rector del lugar donde pescan. Parecido a un departamento de vehículos, esto brinda a los gestores una ubicación central para que regulen el tipo y tamaño de barcos permitidos en el agua. Muchas pesquerías prefieren tener pocos barcos grandes que muchos barcos pequeños porque son más sencillos de gestionar. Los gestores también requieren cámaras u observadores a bordo para asegurar el cumplimiento de otras reglamentaciones.

Regulating fishing boats like these is important
Es importante reglamentar barcos pesqueros de este tipo. | Shutterstock

El siguiente paso en una operación pesquera es el tipo de arte de pesca que se usará. El arte de pesca es elegido en función de la especie, la profundidad, el clima, el barco y la tripulación; aunque la manera más eficiente de capturar una especie objetivo no siempre es la más amigable para el ambiente. Las restricciones o limitaciones en el tipo de arte de pesca permitido en una pesquería buscan disminuir la cantidad de pesca incidental. Un clásico ejemplo son los dispositivos excluidores de tortugas (DET; en inglés, TED). Las tortugas marinas son susceptibles a ser capturadas por redes de arrastre y ahogarse; las redes con TED permiten que las tortugas escapen mientras se retienen los peces. Nuestra explicación sobre los diferentes tipos de artes y técnicas de pesca se puede encontrar aquí.

Turtle Excluding Device
Las tortugas pueden nadar a través del DET en una red de arrastre. (NOAA)

Herramientas espaciales y temporales

Los gestores pesqueros pueden también restringir cuándo y dónde  pueden pescar los pescadores. Generalmente, los cierres temporales son la reglamentación más fácil de implementar. Este tipo de cierres temporales son ideales para proteger la reproducción de los peces: los peces se reproducen de muchas maneras distintas, pero todas dependen de los tiempos y ubicaciones específicas para desovar, por lo que es importante proteger esos tiempos y ubicaciones para garantizar la sostenibilidad. Por ejemplo, muchos crustáceos como el cangrejo y la langosta cargan sus huevos durante una temporada; cerrar una pesquería de crustáceos durante esa temporada  asegurará que esos huevos lleguen a eclosionar y que la pesquería se mantenga. Además, muchas especies de peces se encuentran en lugares específicos para desovar. Sería muy fácil para un barco pesquero esperar en un punto conocido de desove y barrer con toda la población. Proteger esos conglomerados de desove es crucial.

Áreas Marinas Protegidas

El tipo de herramienta espacial más conocida es el área marina protegida (en inglés, MPA). Un MPA funciona como un área terrestre protegida: es un trozo de Tierra regido por reglas especiales que buscan restringir el uso en esa área. Las restricciones de uso pueden ser desde mínimas, como «no capturar una determinada especie de pez en esta área», a extremas como ni siquiera entrar en esa área. Las MPA también varían de tamaño, desde menos de 1 km2hasta la más grande en el mundo de aproximadamente 2 millones de km2.

Con tantos usos para el océano (recreación, pesca, agricultura, perforaciones, etc.), las MPA juegan un papel importante en la planificación espacial marina —esencialmente, designando qué actividades se realizan, dónde y cómo se integra la conservación y la preservación. Las MPA que tienen como objetivo la preservación y restringen cualquier tipo de pesca son llamadas MPA de extracción no permitida  (en inglés, no-take MPAs) o reservas marinas.

Sign showing a marine protected area
A kind of marine protected area | Shutterstock

Las MPAs reciben más atención que cualquier otra herramienta de gestión porque son conceptualmente simples («¡proteger esta área!) y fáciles de defender («¡proteja esta área!). Casi todas las organizaciones de conservación marina abogan por más, y más grandes, MPA en todo el mundo, algunas están exclusivamente dedicadas a ese resultado. Sin embargo, creemos que mejorar la gestión pesquera de manera holística es una mejor estrategia de conservación. Cerrar un área del océano no es el mejor enfoque para la protección marina,  la justicia social o la sostenibilidad. Explicamos por qué en un artículo más largo aquí.

Cuotas de captura

Las cuotas de captura son una herramienta relativamente nueva que se utiliza para dividir la TAC. La gestión pesquera que se basa únicamente en restricciones de artes de pesca y restricciones espaciales y temporales puede crear problemas en la industria pesquera:

  • Muchas pesquerías se vuelven una «carrera» en la cual los barcos que compiten pescan tan rápido y tanto como pueden, dentro de los límites de tiempo.
  • Esto incentiva a que los barcos de pesca salgan en condiciones climáticas adversas y peligrosas. Muchas de las muertes en la pesca pueden atribuirse a las condiciones difíciles.
  • Aun cuando hay una TAC, los barcos tratan de capturar tanto como pueden
  • El pescado fresco de una especie determinada solo está disponible para restaurantes y consumidores en determinadas épocas del año.

Las cuotas de captura tienen como objetivo solucionar estos problemas empezando por una TAC y trabajando hacia atrás. Una vez que se determina la cantidad total de captura de una especie, se asigna a los pescadores una cantidad fija para capturar (una cuota de captura). Esto permite que los pescadores salgan cuando es seguro, conveniente y rentable para ellos. La pesquería de cangrejo real de Alaska (famoso por la película Pesca Mortal) registró más de siete muertes al año en la década de 1990. Luego de implementarse un programa de cuota de captura en el año 2006, solo hubo una muerte en los siguientes 6 años. Además, las cuotas de captura suman valor a la pesquería ya que el pescado fresco puede estar disponible más frecuentemente para los restaurantes y consumidores durante una temporada de pesca más larga o incluso durante todo el año.

Sin embrago, las cuotas de captura pueden ser controvertidas. La asignación de cuotas no siempre es justa. Las cuotas son capitales y se pueden comprar, vender o alquilar. Quienes tienen cuotas más grandes tienen poder sobre aquellos que tienen menos, y pueden ejercerlo de manera injusta.

Estos problemas se deben, típicamente, al diseño inicial y a la implementación del programa por parte de los gestores de pesca. Las cuotas de captura implementadas ahora tienen la capacidad de corregir errores del pasado y beneficiarse de revisiones, pero muchos de los programas iniciales están plagados de imperfecciones.

Filosofías de Gestión

Mejor ciencia disponible

Las decisiones de gestión deberían basarse en la mejor ciencia disponible.

Gestión basada en ecosistemas

La gestión basada en ecosistemas (en inglés, EBM) es un enfoque holístico a la gestión de recursos naturales que considera cada aspecto de un ecosistema, incluidos los humanos, en vez de concentrarse en una única especie o un problema del ecosistema. La EBM se centra en mantener relaciones sostenibles dentro de un ecosistema.

Gestión adaptativa

La gestión adaptativa es una filosofía importante. A medida que cambian las condiciones sociales y ambientales, el manejo pesquero necesita ser capaz de adaptarse rápidamente. Una estructura de gestión adaptativa que impulse cambios iterativos e importantes en las políticas puede abordar el cambio ambiental y la incertidumbre, pero es más complejo de implementar y hacer cumplir por el organismo rector. A pesar del esfuerzo adicional, muchos científicos de la pesca prominentes defienden que la gestión adaptativa es el camino a seguir. Alentar a las partes interesadas, especialmente los pescadores, a participar en el proceso de toma de decisiones contribuye a la gestión adaptativa y se denomina gestión adaptativa participativa. 

Desde arriba contra Desde abajo

La gestión ejercida desde arriba (en inglés, top-down) está centralizada. Un gran organismo regulador como es la NOAA crea, implementa y hace cumplir las reglamentaciones que deben seguir los pescadores. Los enfoques descendentes pueden ser efectivos con organismos reguladores de alta capacidad (como la NOAA), pero también pueden causar resentimiento entre hombres y mujeres pescadores que tienen poco poder en la toma de decisiones.

Coast guard with a machine gun enforcing fishery laws
Capacidad de implementación en acción

La gestión basada en la comunidad (desde abajo; en inglés, bottom-up) empodera a las partes directamente interesadas para gestionar colectivamente sus propias pesquerías. En pesquerías de pequeña escala, generalmente, esto conduce a un mejor cumplimiento con menor necesidad de aplicación de la ley, pero a gran escala, a escala mundial, la gestión basada en la comunidad es difícil (lea la tragedia de los comunes).    

Also available in:

Share on facebook
Share
Share on twitter
Tweet
Share on pinterest
Pin
Share on reddit
Post
Share on email
Email
Share on linkedin
Link

Alimentos Marinos en un Contexto Global

Pesca Comercial

Gente y Peces